Fantasía·Relatos

La Sentencia – 8 .Castigo divino.

El guerrero recubierto de armadura impactó contra la cubierta del barco y abrió un boquete.

El pétreo monstruo estaba haciéndolos polvo. El guerrero salió de aquel agujero con la armadura abollada y se elevó se nuevo ante el centinela.

—Es demasiado grande. —Dijo Akara.

Aquel monstruo rocoso elevó los brazos dispuesto a golpear a cada una de las invocaciones, pero Akara creó sendos campos de fuerza que protegieron a las criaturas.

El golpe fue prácticamente inútil ante las criaturas, pero devastador para Akara quien cayó al suelo volviendo a sangrar por la nariz.

Inmediatamente su hermana dirigió esferas de luz hacia ese ser para atacarle, pero apenas le hirieron.

—Feny. —Llamó su hermana. —Han impactado tres en su pecho y le han abierto un hueco. ¡Concentra tu ataque en una sola parte!

Feny volvió a la carga y está vez sus esferas impactaron en uno de los brazos de aquella criatura. Parecía que el ataque había vuelto a ser inútil, pero unos segundos después, su brazo se desprendió.

Las armas de la ciudad resonaron en el cielo donde ellas estaban.

—Caseo envía a sus generales. Debemos salir de aquí. —Akara apremió a su hermana.

—Esa cosa no nos dejará marchamos.

Feny cargo de nuevo sus esferas de luz para que impactaran contra la invocación de Caseo.

Cuando estas se dirigían al monstruo, su hermana gritó su nombre. Feny se giró hacia Akara y una soldado asestó un fuerte golpe con la culata de su arma en la herida de la pierna que Feny había sufrido.

Esta cayó al suelo retorcida de dolor.

Algunas de las esferas de luz impactaron sobre el otro brazo y se abrió un boquete. El hibrido voló en picado contra él y quebró el brazo el cual se desprendió y cayó al vacío.

Akara se levantó algo mareada pues, su brazo y su hombro sangraban todavía más desde que había creado su último campo de fuerza. Sostuvo un arma y la disparó contra aquella mujer.

Caminó hacia Feny y agarrándola del brazo, la ayudó a levantarse.

—Debes acertar en la cabeza hermana. —Le dijo. —Yo te cubro las espaldas. —Concluyó observando al otro lado de la cubierta por donde se aproximaban, con sus armas listas para atacar, más militares enviados por el venerable.

Próxima entrada: Miércoles 08 de Mayo: La Sentencia – 9 .Salva a la hermana.

_downloadfiles_wallpapers_2560_1600_clouds_wallpaper_other_nature_1395

Fuente de Imagen: Wallpapers


WonderWriter


Gracias por la visita,

 Creative Commons License
“La Sentencia” is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s