Fantasía·Relatos

La Sentencia – 3 .Caseo anuncia la penitencia.

En el cielo, “la sombra” se aproximaba al corazón de la ciudad.

Las pantallas proyectaron la situación dentro del Galeón. Sobre el puente de mando, delante del timón, se había colocado un trono sobre el que reposaba Caseo; un hombre de mediana edad de pelo corto y grisáceo, de ojos de un azul intenso que escrutaban la cubierta del barco y que iba vestido con un traje oscuro al que cubría una túnica de color nácar, color destacado en la capital de Johnu. Estaba rodeado de sus escoltas, un grupo de diez personas, mujeres y hombres, de mayor confianza para él.

Sobre la cubierta desfilaban dos hileras de cinco soldados en cada una y entre los que caminaba una muchacha de tez oscura y cabello blanco. Sus ojos eran de un gris claro y estaban rodeados de unas oscuras ojeras. Su media melena de color blanco caía por delante de sus hombros y le tapaba ligeramente la cara. Le habían proporcionado una camiseta y un pantalón de un color verde oscuro que lucían muy gastadas y sus manos estaban esposadas.

Feny caminaba recta con la mirada fijada en la madera del suelo que pisaba. Seguía el mismo camino que había recorrido su hermana minutos antes. Quien ahora estaba en un pasillo bajo la cubierta de camino a la cámara de incineración.

En el piso de abajo, Akara comenzó a oler el gas que emanaba de la cámara. Su piel era oscura al igual que la de su hermana, pero el color de sus ojos y su pelo eran de un rojo intenso. Su corto cabello caía por encima de sus ojos, sus manos esposadas estaban repletas de heridas y la ropa que vestía le quedaba grande. Hacía días que las alimentaban a base de pan y arroz y su peso había bajado considerablemente, al igual que su fuerza.

Caminaba con la cabeza baja y la mirada fijada en las esposas, rodeada por los soldados, desfilaban por un pasillo en el que, a su derecha, tenía un ventanal por el que las cámaras de video captaban sus pasos hasta la cámara mientras se lo mostraban a la ciudad.

Caseo se levantó y el desfile paró tanto en la cubierta como en el pasillo interior. Una pantalla en la cubierta permitía al venerable observar a Akara.

—Ciudad de Johnu. —Se escuchó a través de las pantallas. —Una vez más, los hechiceros han amenazado nuestra paz.

Feny lo observó.

—Pero nuestra unión es más fuerte que su magia. —Continuó Caseo. —En este día, dos más caerán. —Asintió a uno de los guardias que lo escoltaban y los soldados continuaron su camino obligando a las hermanas.

Próxima entrada: Viernes 26 de Abril: La Sentencia – 4 .Feny y Akara.

ws_Above_white_clouds_1920x1200.jpg

Fuente de Imagen: WallpaperStock


WonderWriter

@IamWonderWriter


Gracias por la visita,
 Creative Commons License
“La Sentencia” is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s