Relatos·Sci-Fi

Diario de una guerra ~ Archivo Nº7

Leer anterior archivo:  Diario de una guerra ~ Archivo Nº6

26 de diciembre de 2156

En aquella oscura y medio derrumbada sala, Tacitus se sienta sobre el escombro a la espera de que sus hombres aparezcan con la mujer. Sigma, el androide al cual Tacitus controla, se mantiene a un lado de la sala, aparentemente desconectado.

– Me colé en ISICs antes de que fuera clausurado. Sé que vendió los planos de sus máquinas al Gobierno y que investigaron sobre sus nanobots como arma bioquímica; se los exigieron y tras su negativa, se los robaron.  En ISICs encontré el laboratorio donde experimentaron con ellos y vi como el mismo presidente de los Estados Unidos, dio el visto bueno a un tal Jeb Oswalt para que dotara a los androides de esa arma.

– Y aun sabiendo eso…

– Vamos Leonardo, soy cazarrecompensas no juez. Yo no sentencio lo que está bien de lo que está mal. Únicamente busco mi interés.

– Y, ¿cuál es su interés?

-Mi país se ha visto envuelto en esta tragedia, Rusía siempre ha defendido la neutralidad para no escoger un bando entre China o los Estados Unidos, mientras que secretamente comercializaba armas con ambos países y espiaba para después vender la información. – Se levanta.- Yo tenía una hija, una niña de 9 años. Y tal como está el mundo, apuesto a que puede adivinar qué le sucedió. – Inspiró. –  Los Estados Unidos no dudaron ni un segundo en bombardear nuestro país, y no hablo de bombas explosivas, lo cual quizás hubiera sido lo mejor que nos hubieran podido enviar. Pero utilizaron esas diminutas armas cargadas de veneno.

Leo observa a Tacitus sin hacer ninguna intervención alguna.

-Probablemente no tenga ni idea de esta situación tan alarmante. En mí país es donde hay más casos de envenenamiento, pero nadie sabe nada porque en algo están de acuerdo las dos potencias mundiales y es que, Rusia morirá en silencio y sin causar interés mediático.

 “El Diario 6.0” – 26 de junio de 2155

Europa contagiada

Europa sufre esta amenaza también; Alemania contabiliza 10000 muertes por envenenamiento, Francia 12350 y Reino Unido 15089 . La todavía oculta enfermedad ya ha segado la vida de 200.000 personas en China. El presidente de los EEUU, quien hacía unos días aclaraba: “Nuestros robots están dotados de armas biológicas, son armas perfectas para la guerra. Son solo ataques defensivos, en cuanto El Gobierno de la China Unida pronuncie su total rendición los robots dejarán de combatir”. A día de hoy se encuentra oculto tras las paredes del Despacho Oval.

Esta tarde alguien entró en la casa.

– Señor Leonardo Shepherd.

– Sí.

– FBI.

– ¿Ocurre algo?

– Le reclaman en ISICs.

Los federales salen de la casa junto a mí. O eso creen ellos.

Harper y yo observamos, a través de la pantalla de Shedar, como se marchan junto a la réplica LEO0279; quien lleva un chip de posición y una cámara en uno de sus ojos.

Una vez en ISICs, dos personas se acercan a él. La réplica no debe hablar, si lo hace descubrirán que es un androide.

– Señor Shepherd, ¿se acuerda de mí? Jeb Oswalt, jefe de la planta de ingeniería. El presidente le ha citado aquí porque parece que han ocurrido ciertas negligencias con el diseño de sus robots.

Observamos a través de Shedar al presidente acercándose a la réplica.

– Señor Leonardo Shepherd.- Asienta un fuerte golpe a la máquina. El hombre expresa un grito de dolor y observa sus nudillos ensangrentados.- ¿Qué es esto? ¿Un androide? ¿Dónde está el ingeniero? lo quiero aquí y lo quiero vivo. ¡De inmediato!

– Tú.- Agarra la réplica – Vienes conmigo. – La suelta.- ¡Llevadlo al laboratorio!

Pero yo no puedo permitir eso, por lo que ordeno a Shedar que autodestruya al androide.

26 de diciembre de 2156

Un frío silencio invade la sala. Tacitus y Leo se observan.

– ¿Sabe que sus máquinas están ahí afuera descontroladas? Sobrevuelan el mundo desprendiendo de su cuerpo los nanorrobots y exponiendo al mundo a una invisible lluvia tóxica. No diferencian aliados de enemigos, siegan vidas allá por donde van.

– Si yo hubiera estado presente durante todo el proceso de producción de estos androides esto no estaría sucediendo. Me expulsaron del proyecto y me robaron un arma muy peligrosa. Estados Unidos no ha desencadenado nada que no se haya buscado en estos años.

30 de noviembre de 2155

Estos son los diez lugares más radiactivos del mundo: Fukushima, Semipalatinsk, Hanford, Sellafield, Mailuu Suu, Mayak, Somalia y en el que nos hemos establecido; Chernóbil. Cuna de la radiactividad, en ruinas desde hace casi dos siglos, temida y solitaria.

A lo largo de los años, el mundo ha conseguido milagros médicos de gran envergadura y sin embargo, a radiactividad nos sigue ganando la batalla.

Chernobyl, a pesar del sarcófago que definitivamente se creó para la central hace más de un siglo, sigue siendo el foco de la radiactividad ya que sus isótopos radiactivos son gases y siguen impregnándolo todo. Prípiat es la ciudad con más altos niveles de radiactividad, aquí sería muy difícil encontrarnos y en caso de querer capturarnos deberán ser rápidos y ágiles pues no deben permanecer en esta área más de un par de horas.

En uno de los abandonados edificios de la ciudad he instalado a Shedar y junto a él, a todo mi equipo robótico.

En el laboratorio los brazos médicos han extirpado mi ojo derecho y han puesto en su lugar una micro pantalla esférica que recibirá datos de todas las cámaras instaladas en cada punto del inmueble. De esta lo forma controlaré todo.

Me buscan por algún motivo, pero no pienso dejar que nos alcancen; no a mí y mucho menos a Harper.

 “El Diario 6.0” – 14 de enero de 2156

Polonio 210

Estados Unidos ni siquiera está a salvo de las extrañas muertes. Una vez han sacado a la luz que 100.000 personas han muerto en el continente americano, la noticia de la causa ha sido descubierta.

El Polonio es un metaloide altamente radiactivo; emite partículas alfa a una velocidad que pueden destruir todo lo que se encuentre a su paso. La mayor parte de su energía la libera en un período suficientemente corto como para matar en apenas un mes.

Por el momento, el Gobierno de las Tres Américas no da explicaciones de ningún tipo; se conoce que el presidente estadounidense ha tenido una reunión en el Centro Presidencial de Operaciones de Emergencia.

La memoria resurge de nuevo en mi interior; vuelvo a perder energía mientras los recuerdos se abren paso a través de mi cerebro, los impulsos eléctricos hacen que la máquina vuelva a tener espasmos.

Recuerdo los Nanobots y a ISICs, el robo de estos y mi expulsión de la planta de ingeniería. Sus ideas de dotar a las máquinas con el polonio como arma. Recuerdo que me negué a cederlos. Harper buscó una cura pero enfermó y mi pánico por perecer antes de que mi androide estuviera operativo hizo que me descentrara de todo.

Incluso hizo que olvidara lo que mi mujer me dijo antes de morir. “No quiero que me utilices para ese experimento…”

cats.jpg

Diario de una guerra ~ Archivo Nº8

~

Fuente de Imágen: ERROR MV


instagram

También trabajo con Instagram, si quieres seguirme estaré encantada de recibirte y seguirte también en esta otra Red Social.


Gracias por la visita

fall

Creative Commons License
“Diario de una guerra ~ Archivo Nº7′” is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s