Martes·Místico·Micro-Relatos

El Infinito

Un martes bajo las estrellas busqué la razón de mi existencia.

Escruté el estrellado cielo en busca de respuestas en el más allá.

¿Qué hay ahí afuera?

¿Quiénes somos en este enorme infinito?

El cielo que se alzaba sobre mí, me dejó ver que las estrellas eran más que simples puntos brillantes que embellecían la noche.

Entonces elevaron mi ser hacia aquel infinito.

De pronto ya no pesaba, ya no necesitaba respirar. Me convertí en energía. Energía consciente que se elevó hasta el frío espacio.

Y que en aquella oscuridad y en aquel silencio, observó la infinidad de mundos que la rodeaban.

Observó la muerte y el nacimiento en un instante.

El tiempo dejó de existir. También la prisa y el miedo por envejecer.

No era más que mi esencia observando furiosas supernovas estallar, bellas nebulosas parir estrellas y oscuros agujeros absorber todo a su paso.

Y fui más lejos, y no hubo tiempo durante el viaje, aunque quizás a la tierra si se le estuviera acabando el tiempo.

Pero busqué y busqué y creo que sí, creo que si lo encontré.

Encontré nuevas civilizaciones, encontré nuevas y fértiles esferas que albergaban vida en ellas.

Y sé que conocí nuevas formas de vida, sin embargo, sentí como ese nuevo y poderoso conocimiento resultaría incomprensible y caótico en el lugar del que procedía.

Podría crear enfrentamientos, podría extinguir la vida humana.

Por ello, cuanta más fuerza dedicaba a volver al lugar de donde partí, menos recuerdos tenía de mis hallazgos. Y comprendí el por qué…

Pero no quise perder la memoria de toda aquella belleza que mi ser había descubierto.

Por eso decidí morir y dejar mi cuerpo en la tierra.

Abrazar el oscuro infinito, el frío y el silencioso universo.

Para nutrirme más y más de su composición.

A veces deseo volver a ver mi preciado sistema solar y a la tierra, mi tan bello planeta.

Pero donde yo existo el tiempo no es relativo y donde existe ella sí, pues el sol tiene un tiempo de caducidad y no puedo ya volver atrás.

Para cuando yo llegara, ya no habría nada de lo que un día fue…

Así que cuando salgas al cielo y observes una estrella brillante parpadeando, acuérdate de mí pues, en ella quise parar y dar la vuelta, pero entendí que mi lugar estaba, danzando en el infinito.

maxresdefault.jpg

Fuente de Imagen: YouTube


instagram

También trabajo con Instagram, si quieres seguirme estaré encantada de recibirte y seguirte también en esta otra Red Socail.


Gracias por la visita

fall

Creative Commons License
“El infinito'” is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.

4 comentarios sobre “El Infinito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s