Amor·Fantasía·Relatos

Sirenas ‘Un nuevo atardecer’

Alana flotaba relajada entre las mareas del atlántico, soñaba despierta sobre su nuevo encuentro con un ser al que había descubierto días atrás y al que no dejó de ver ni un solo día.

Aunque él no se diera cuenta las primeras veces. Y la sorprendió al cuatro día esperándola en la misma playa en la que la conoció.

20170507_185001

En cuanto la vio, sonrió cálidamente, como si hubiera supuesto que ella aparecería por allí. Tampoco Alana se sorprendió, al contrario, deseaba que él supiera que seguía buscándole.

Desde la primera vez que se vieron, una llama se encendió en ambos corazones y desde aquel día sigue ardiendo; diría además, que ha aumentado su tamaño.

Alana abrió los ojos y sonrió, era el momento de nadar hacia la tierra.

20160928_141806.jpg

Sobre una roca, con los pies en el agua, aquel hombre la esperaba observando paciente el horizonte. Atisbó a lo lejos una cola de pez que salió al exterior y supo que sería ella.

Sonrió sin dejar de mirar y poco después de debajo del agua emergió un híbrido de mujer y pez que se apoyó sobre las rocas y se irguió hasta que ambos rostros quedaron uno frente al otro.

– Te estaba esperando.

Alana sonrió y él acarició su rostro.

Adoraban observarse, eran únicos el uno para el otro, una especie desconocida y a la vez fascinante. No necesitaban hablar para entenderse ni necesitaban ningún tipo de acuerdo para volver a verse, sabían que tan pronto como un nuevo día amaneciera, tendrían una nueva oportunidad.

20160928_141636

Alana se sentó junto a aquel hombre dejando la cola metida en el agua.

– Desearía escuchar tu voz.

Ella lo miró.

– ¿Tú puedes hablar?

Alana asintió y bajó la cabeza. Su voz era un arma contra los seres terrestres con busto de sirena y un par de piernas. Seres a los que nunca había visto de la forma en que en aquel momento veía a aquel hombre.

Se sintió triste por ello, pero él no permitió que esa tristeza durase más tiempo. Sostuvo su barbilla con los dedos índice y corazón.

20160928_141809

– No sé por qué razón no puedes hablarme, pero me inclino a pensar que tu voz es demasiado bella como para que un simple humano pueda apreciarla. – Sonrió.

Alana acarició la mano de aquel hombre y la sostuvo sin dejar de mirarle fascinada, sintiendo como su corazón latía cada vez más rápido. Juntos sin quitarse la mirada de encima presenciaron la puesta de sol en los ojos del otro.

Ubicación: Playa de Nerga


instagram

También trabajo con Instagram, si quieres seguirme estaré encantada de recibirte y seguirte también en esta otra Red Socail.


Gracias por la visita

summer

Creative Commons License
“Sirenas ‘Un nuevo atardecer'” is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.

8 comentarios sobre “Sirenas ‘Un nuevo atardecer’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s